¿Por qué mi pago fue antes de lo esperado?

Para facturar se supone que un mes tiene 30 días, un año tiene 360 días y dos años tienen 720 días.

Por lo tanto cargos no ocurren siempre el mismo día y períodos de facturación no comienzan la misma fecha.